En la obra de teatro La casa de Bernarda Alba escrita por Gabriel García Márquez se puede claramente ver que grupo de personas tienen el poder y privilegio en su sociedad. La historia se desarrolla en un pequeño pueblo de España, en los años 90’s.  La sociedad española en estos tiempos es conocida por ser estricta en los sistemas de valores y normas en conducta que impone a todos, especialmente hacia la mujer, ya que tiene que ser digna, sumisa, y llena de virtudes. Las mujeres en esta sociedad son constantemente excluidas por el simple hecho de ser mujeres y sus punto de vista y opiniones son excluidos por el grupo aventajado; los hombres. Las mujeres no solo deben de ser sumisas hacia los deseos del hombre pero también tienen muy poca libertad ya que deben de estar constantemente cuidando su imagen ya que la obra se basa en la realidad de aquella época, en lo que lo primordial era mantener el orden y la reputación de la familia. Las expectativas para las mujeres en esta sociedad es irrealista y Garcia Lorca critica esta expectativa haciendo que cinco mujeres sean los personajes principales en la Obra. Uno de los personajes principales en la obra es Bernarda Alba, quien Lorca la disena para que sea la figura con mayor autoridad en el espacio donde se desarrolla la obra : la casa de Bernarda Alba. Bernarda Alba es la madre de cinco hijas quien acaba de quedar viuda y le demanda a sus hijas guardar el luto por su padre por 8 años. Garcia Lorca crea a Bernarda Alba como el personaje con mayor autoridad a propósito, ya que ella empieza a comportarse como tal desde que su esposo fallece. A causa de que no hay ningún hombre presente en la casa. “Bernarda: Aquí se hace lo que yo mando. Ya no puedes ir con el cuento a tu padre. Hilo y aguja para las hembras. Látigo y mula para el varón. Eso tiene la gente que nace con posibles. (pg. 163).” En esta cita se evidencia como Bernarda a raíz de que no hay ningún hombre empieza a ser mas estricta con sus hijas, y como ella misma cree que las mujeres deben de quedarse en casa y hacer tareas domésticas y ser sumisas mientras el hombre tiene la libertad de hacer lo contrario. Esta mentalidad de Bernarda Alba refleja como era la sociedad en esa época demostrando los aspectos sociales y morales, especialmente en las áreas rurales de España. Bernarda Alba constantemente está gritando y diciendo a sus hijas que hacer y qué no hacer.  Las hijas y sus empleadas siempre están bajo una dictadura prácticamente. Todas prisioneras en una casa, temerosas de levantar la voz, de reírse , demostrando como las voces y los deseos de las mujeres son excluidas y son privadas de su libertad. Bernarda siempre las está censurando mientras cargando el bastón.  Este bastón simboliza el poder masculino que Bernarda Alba desarrolla desde que queda viuda y toma el rol del hombre en la casa. A parte de simbolizar el poder masculino y ser un símbolo fálico también simboliza la autoridad máxima baja su techo. A parte de ser un símbolo fálico por simbolizar el poder masculino también simboliza tiranía y represión. En otra parte de la obra donde se demuestra que los hombres son el grupo aventajado es cuando Pepe el Romano es libre de hacer lo que quiera con quien quiere y nadie lo juzga durante la mayoría de la obra. Pepe el Romano es un personaje secundario de 25 anos, el se describe como el “más guapo del pueblo”. También se menciona que el esta en la búsqueda de una esposa, pero no cualquier esposa si no una que tenga herencia. Esto es reflejado cuando Martirio expresa como se siente sobre el matrimonio : “¡Qué les importa a ellos la fealdad! A ellos les importa la tierra, las yuntas y una perra sumisa que les dé de comer. (pg. 171).” . Esto refleja nuevamente los aspectos sociales y morales de la sociedad española durante esta época. Pepe el Romano hace lo que se le antoja, siempre. Incluyendo visitas a media noche a dos hijas de Bernarda Alba. El va a casa de Bernarda Alba a horas de la madrugada y nadie lo juzga por tal. Ni Bernarda Alba. Otra ocasión donde se demuestra que los hombres son el grupo aventajado en esta sociedad es  cuando algunos hombres disfrutan de la compañía de paca la roseta. Una mujer que es juzgada por la sociedad por humillar a su esposo por ser acompañada de varios hombre mientras paseaba por el pueblo desnuda. Bernarda Alba la describe como una “mujer mala” mientras que los hombres no son juzgados por ningún momento. Martirio otra vez verbaliza la mentalidad de la sociedad española ” ‘Porque los hombres se tapan unos a otros las casas de este índole y nadie es capaz de delatar.” Ella expresa que los hombres hacen lo que quieran y entre ellos se tapan las cosas y mucho menos juzgarse entre si.