El borzoi es un perro de origen ruso con una singular
apariencia parecida a un galgo por su cuerpo esbelto y patas largas.

 

Los borzois tienen una apariencia parecida a los afganos y
los salukis y vienen en cualquier color de pelo. Tienen un pelaje sedoso y
plano con una capa interior espesa para soportar el frío que se desprende en
época de calor para evitar sobrecalentamiento.

We Will Write a Custom Essay Specifically
For You For Only $13.90/page!


order now

 

Los machos Borzoi pesan alrededor de 45 kg y miden alrededor
de 76 cm desde el hombro, mientras que las hembras miden alrededor de 66 cm. A
pesar de su altura, la apariencia general es de movimientos elegantes y
graciosos, con una forma de arco en el lomo.

 

El borzoi es un perro pacífico, pero dinámico e
independiente. La mayoría de los borzois solo ladran en ocasiones muy especiales.

No son territoriales por lo que no son buenos vigilantes ante intrusos. El
borzoi es un perro inteligente y singular que requiere una guía paciente y dedicado.

Son perros delicados y muy perceptivos con un respeto natural por la gente; en
la madurez son sofisticados con comportamiento muy afable.

 

Los Borzois generalmente no son agresivos con las personas, por
el contrario, son reservados con los desconocidos pero cariñosos con las
personas de su entorno.  Los niños pueden
ponerlos nerviosos, a menos que crezcan con ellos.

 

Los borzois son se aburren rápidamente con actividades iterativas
y pueden ser muy tercos en hacer o no hacer algo si no están motivados.